Terapia de pareja

¿CUÁNDO ES NECESARIO QUE HAGAMOS UNA TERAPIA DE PAREJA?

terapia+de+parejaLa convivencia en la pareja es una experiencia que nos enriquece porque nos ayuda a compartir nuestros sentimientos, generar proyectos en común, y querer y sentirnos queridos. Sin embargo, no está exenta de problemas porque hemos de adaptar nuestras  costumbres y estilos de vida a los de otra persona y, viceversa,  junto con sus respectivas familias y entornos (social, laboral, económico…)

En general, el pasar de vivir solos a estar en pareja, necesita una fase de adaptación inicial y, si surgen dificultades, suelen solucionarse, la mayor parte de ocasiones, tras el primer período de convivencia. No obstante, en nuestro centro acuden parejas que no logran solucionar sus desavenencias o conflictos en los primeros momentos de convivencia y demandan una terapia de pareja. Muchas parejas nos comentan que no son capaces de llegar a acuerdos  en situaciones tan cotidianas como puedan ser limpiar la casa, educar a los hijos, planificar los gastos, organizar las actividades en el tiempo de ocio, etc.

Sin embargo, es más frecuente que, con los años, la monotonía, la falta de tiempo para nosotros mismos y nuestra pareja, dejar atrás el enamoramiento inicial, la rutina sexual, el cambio en nuestra propia evolución personal y de nuestras propias necesidades…son aspectos que pueden deteriorar nuestras relaciones de pareja.  También en este caso, la terapia de pareja es necesaria.

Si tanto, en el inicio de la convivencia como, en el transcurso de la misma, no sabéis cómo resolver vuestras desavenencias, os podemos ayudar desde nuestra experiencia en el campo del tratamiento o terapia de pareja.

En nuestra consulta,  también os podemos ofrecer orientación y asesoramiento para afrontar mejor situaciones que todavía no se han dado o, acaban de aparecer, y que la pareja percibe como posible fuente de conflictos: cuidado de mayores y/o hijos, cambio de trabajo y/o residencia, enfermedades de cada uno de los cónyuges o familiares respectivos, problemas económicos, querer tener hijos, etc. En este caso os ayudamos a prevenir. Cada vez son más las parejas que acuden a nuestra consulta para evitar desavenencias en el futuro.

Tanto si queréis prevenir como,  si en la relación con vuestra pareja, han surgido ya los problemas y, no sabéis como solucionarlos, o lo que hacéis no es suficiente para resolver vuestras dificultades, os podemos facilitar mediante la terapia de pareja, el asesoramiento y empleo de diferentes técnicas psicológicas, adaptadas a vuestras necesidades para afrontar y saber manejar y solucionar vuestros conflictos y contrariedades.

LA TERAPIA DE PAREJA se centra inicialmente, en la toma de conciencia de las dificultades de comunicación, desconfianza, celos, infidelidad, problemas sexuales… que impiden el buen funcionamiento. Una vez identificadas las dificultades, se utilizarán técnicas psicológicas para el aprendizaje de estrategias que favorezcan tanto una buena comunicación, como el manejo de las desavenencias y/o dificultades que han surgido o puedan surgir en el futuro.

¿QUÉ PROBLEMAS MEJORAN Y SE SOLUCIONAN CON LA TERAPIA DE PAREJA?

Terapia de pareja 2Los problemas de pareja abarcan un gran abanico que comprenden desde problemas muy graves, como el maltrato
psicológico y físico, a otro tipo de contrariedades porque las necesidades y forma de entender la vida de cada uno de los cónyuges ha ido evolucionando de forma distinta a la del otro miembro de la pareja. La monotonía, el aburrimiento, dificultades de comunicación, desamor, infidelidad, celos, problemas sexuales -falta de orgasmo, dolor en las relaciones, impotencia, etc.-, perder el trabajo… se convierten en impedimentos para que las parejas puedan disfrutar y potenciarse mutuamente. Los problemas o conflictos más frecuentes por los que las parejas solicitan nuestro asesoramiento e intervención psicológica, son los siguientes:

CONFLICTOS EN LA RELACIÓN DE PAREJA:

  • Problemas de convivencia
  • Crisis – Rutina – Monotonía- Aburrimiento – Hastío
  • Celos – Infidelidad – Desamor
  • Déficit de habilidades de solución de problemas – Desconfianza
  • Problemas en la Comunicación (ausencia o problemas en la calidad de la comunicación)
  • Adaptación a nuevas situaciones (nacimiento de un hijo, cuidado de personas mayores, cambio de trabajo, etc.)
  • Maltrato o abusos físicos y psicológicos: pérdidas de respeto, humillaciones, insultos,  no  tener en cuenta la opinión del otro/a, agresividad…
  • Expectativas poco realistas de lo que supone una relación o esperamos de nuestra pareja.
  • Dificultades para llegar a acuerdos y consensos
  • Imagen negativa que cada uno se ha formado del otro

PROBLEMAS SEXUALES

  • Falta de apetito sexual
  • Problemas de excitación
  • Dificultades para alcanzar el orgasmo
  • Insatisfacción sexual
  • Dolor durante la actividad sexual
  • Discrepancia en la cantidad o calidad de las relaciones sexuales, etc.

Según los problemas y dificultades en vuestra relación de pareja, utilizaremos aquellas técnicas y asesoramiento psicológico más adecuados a vuestras necesidades.

¿EN QUÉ CONSISTE UNA TERAPIA DE PAREJA?

LA TERAPIA DE PAREJA se centra inicialmente, en la toma de Terapia de pareja 3conciencia y la identificación   de las dificultades que podáis tener en vuestra convivencia: problemas de comunicación, desconfianza, celos, infidelidad, problemas sexuales… y os impiden  un buen funcionamiento. Una vez identificadas las dificultades, seleccionaremos y os enseñaremos a poner en práctica las técnicas y estrategias psicológicas más adecuadas para solucionar vuestros conflictos y superar vuestras desavenencias. Cada pareja y miembro de la misma, tiene sus propias expectativas y necesidades y, por ello, la terapia de pareja que aplicamos en nuestra consulta, no puede ser la misma para todas las parejas, sino que siempre  la adaptamos para que podáis conseguir solucionar y superar juntos vuestras diferencias.

La intervención psicoterapéutica favorece tanto el desarrollo de la pareja como unidad, como el desarrollo de cada cónyuge por separadoDependiendo de la problemática, se pueden combinar sesiones individuales con cada uno de vosotros, con otras consultas, la mayoría, en las que participáis los dos conjuntamente. En otras ocasiones, puede ocurrir que tu cónyuge no quiera venir a la consulta, por lo que la intervención se intenta llevar a cabo a través de la persona que ha pedido ayuda y acude a nuestra consulta. Si existen problemas psicológicos individuales previos o concomitantes a la formación de la pareja que están afectando al buen funcionamiento de la misma, puede ser necesario, además de la terapia de pareja, un abordaje terapéutico o tratamiento psicológico a nivel individual.