Terapia de pareja. Cuándo es necesarioa y en qué consiste

By 6 noviembre, 2019 Blog No Comments

         La convivencia en la pareja es una experiencia que nos enriquece pero, en ocasiones, surgen desavenencias y es necesario recurrir a profesionales de la psicología para llevar a cabo una terapia que ayude a superar los obstáculos y conflictos que distancian a la de pareja. Por ello, vamos a intentar resolver en esta breve publicación  cuestiones relacionadas con la terapia de pareja: cuándo es necesaria y en qué consiste

Con nuestra pareja compartimos todo tipo de proyectos, inquietudes, sentimientos, queremos y nos sentimos queridos. Sin embargo, cuando decidimos compartir nuestra vida con nuestra pareja pueden aparecer dificultades. Pensemos que pasamos de vivir solos a convivir con otra persona. En este sentido, se requiere de una fase de adaptación inicial para que la pareja se acople porque son múltiples los aspectos a los que nos enfrentamos y es necesario consensuar: puede haber un cambio de domicilio, relación con la familia y amigos de nuestra pareja y/o de  hij@s de anteriores relaciones, reparto y colaboración en las tareas domésticas, planificación de la economía familiar, nuevas actividades de ocio… Generalmente, es normal que surja algún desacuerdo en este período de adaptación inicial en la relación y que se solucionen al poco tiempo. Sin embargo, si no se consiguen solucionar las discrepancias en esta fase inicial se puede consultar a un especialista para que nos ayude a entender, aprender a solucionar los contratiempos y sentirnos bien en la convivencia en pareja.

Por otra parte, la monotonía,  la rutina, la falta de pasión y enamoramiento que puede manifestarse con el paso de los años, falta de tiempo para nosotros mismos y nuestra pareja, cambio de nuestras expectativas de vida fruto nuestra propia evolución personal y de nuestras necesidades… ponen en peligro la estabilidad y felicidad de la relación de pareja.

Generalmente las parejas que acuden a nuestra consulta presentan problemas que se pueden agrupar fundamentalmente en dos bloques: Problemas propios de la relación de pareja y problemas sexuales.

Los problemas propios de la relación de pareja son muy variados y suelen estar relacionados con:

  • Expectativas poco realistas respecto a la relación
  • Crisis, Monotonía, Aburrimiento, Hastío
  • Celos, Infidelidades, Desamor
  • Déficits en la solución de problemas e incapacidad para llegar a acuerdos
  • Problemas de comunicación (ausencia o problemas en la calidad de la comunicación)
  • Adaptación a nuevas situaciones (nacimiento de un hijo, cuidado de mayores, cambio de trabajo…)
  • Discrepancias respecto a temas domésticos, de educación de los hijos, relación con amigos…
  • Problemas con la familia del otr@
  • Maltrato: Pérdidas de respeto, insultos, no tener en cuenta las necesidades y deseos del otr@, agresividad…

Entre los problemas sexuales más frecuentes, figuran los siguiente::

  • Falta de apetito sexual
  • Insatisfacción sexual
  • Discrepancias en relación a la cantidad o calidad de las relaciones sexuales
  • Problemas de excitación
  • Dificultades para alcanzar el orgasmo
  • Dolor durante la actividad sexual…

          La terapia de pareja no solo se lleva a cabo cuando hay dificultades, sino también sería conveniente que proporcionara orientación y asesoramiento para afrontar situaciones que todavía no se han dado o acaban de aparecer. Por ejemplo, cuidado de personas mayores o de hijos de relaciones anteriores, diferente nivel adquisitivo de la cónyuges y pautas para la planificación de gastos, deseo de ampliar la familia, orientación para consensuar pautas de educación de cada uno de los miembros de la pareja o de los hijos en común, celos por el contacto con l@s ex, gusto por aficiones distintas, etc.

La terapia de pareja inicialmente se centra en la identificación y toma de conciencia por parte de  ambos cónyuges de los problemas que presentan. Hay que evaluar y analizar, por ejemplo, si tienen que ver con la falta de comunicación, desconfianza, celos, infidelidad, problemas sexuales, relaciones asimétricas, etc. que impiden el buen funcionamiento de la pareja. Una vez se han identificado las dificultades y se han analizado cuándo surgen, intentos de solución previos y las posibles causas y sus implicaciones, procedemos mediante diferentes técnicas psicológicas que cada uno de los miembros de la pareja  aprendan estrategias para solucionar y manejar los conflictos de forma adecuada y  restaurar el clima de armonía y buena comunicación.

        La terapia de pareja favorece tanto el desarrollo de la pareja como unidad, como el desarrollo de cada cónyuge por separado. Dependiendo de la problemática, se pueden combinar sesiones individuales con cada uno de los miembros de la pareja, con la mayoría de otras consultas en las están presente l@s dos. Es importante señalar que si existen problemas psicológicos previos o concomitantes de uno de los cónyuges que está afectando al buen funcionamiento de la pareja, puede ser necesario que además de la terapia de pareja se lleve a cabo un tratamiento psicológico a nivel individual en el miembro que lo precise.

Consuelo Tomás – Centro psicológico Consuelo Tomás – tratamiento de pareja – terapia sexual – pareja – desavenencias – problemas – conflictos de pareja – relación de pareja – psicólogos Valencia – tratamientos psicológicos Valencia – tratamientospsicologicos.es – tratamientos para la ansiedad – tratamiento depresión

Leave a Reply