Trastornos disruptivos

TRASTORNOS DISRUPTIVOS, DEL CONTROL DE LOS IMPULSOS Y DE LA CONDUCTA

Las personas con trastornos disruptivos, del control de los impulsos y de la conducta manifiestan problemas en el control de comportamiento y emociones.

El número de hombres que padecen estos trastornos es considerablemente mayor que en las mujeres y, suelen iniciarse en la infancia y adolescencia.

TRASTORNO NEGATIVISTA DESAFIANTE

Trastornos disruptivos 2Las personas con  este problema psicológico presentan un patrón de enfado/irritabilidad y discusiones/actitud desafiante o negativa. Es frecuente que habitualmente pierdan la calma,  se molesten con facilidad y se sientan enfadados y resentidos. Asimismo, son personas que desafían activamente y se niegan a llevar a cabo peticiones por figuras de autoridad o de acuerdo a normas (en el caso de los niños, discuten activamente con los adultos).  Por otra parte, a menudo molestan deliberadamente a los demás y suelen culpar a los demás de sus errores o su mal comportamiento.

Es habitual que se dé en el entorno del hogar y genere interacciones problemáticas con los otros y tiene un impacto negativo en diferentes áreas (estudios, trabajo, relaciones sociales, etc.).

Este trastornos suele aparecer en los primeros años preescolares y, a menudo, precede al trastorno de conducta y puede dar origen a trastornos de ansiedad y depresivos.

Es frecuente que los padres o familiares no sepan cómo actuar y busquen ayuda profesional y asesoramientos psicológicos.

TRASTORNO EXPLOSIVO INTERMITENTE

El trastorno explosivo intermitente se manifiesta con arrebatos agresivos impulsivos o ira de inicio rápido. Trastornos disruptivos 3Estos arrebatos recurrentes de comportamiento reflejan una falta de control de los impulsos y agresividad que se desencadenan frecuentemente  ante pequeñas provocaciones por parte de un amigo íntimo o persona cercana y, en algunos casos,  pueden provocar daños o destrucción de la propiedad o la agresión física con lesiones a animales o personas.

Las personas con trastorno explosivo intermitente pueden tener episodios en los que utilicen la agresión verbal, a través de berrinches, disputas verbales o injuriando y censurando a los demás.

El inicio de este problema psicológico comienza en la infancia tardía y adolescencia.

TRASTORNO DE CONDUCTA

Trastornos disruptivos 3Sobre todo son los familiares los que buscan ayuda en nuestra consulta porque en su entorno cercano, alguna persona tiene este tipo de problemas y nos saben cómo actuar.

El trastorno de conducta se caracteriza porque las personas que lo padecen tienen patrones repetitivos y persistentes de comportamiento en el que no respetan los derechos básicos de otros, las normas o reglas sociales propias de la edad, en sus múltiples manifestaciones: agresión a personas y animales (acosar, amenazar o intimidar a otros, iniciar peleas, usar bastones, ladrillos, cuchillos…que pueden provocar serios daños a terceros, crueldad física contra animales y personas, robar enfrentándose a la víctima o llevar a cabo una violación), destrucción de la propiedad (pegar fuego deliberadamente con intención de provocar daños graves o destruir la propiedad de alguien por otros medios), engaño o robo (robar objetos sin enfrentarse a la víctima, mentir para obtener dinero, favores o evitar obligaciones e invadir casas, coches o edificios),incumplimiento grave de normas (salir por la noche a pesar de la prohibición de los padres, pasar noches fuera mientras vive se vive con padres biológicos o de acogida y faltar a menudo a la escuela antes de los 13 años).

Las personas con este problema pueden presentar falta de remordimiento o culpabilidad, falta de empatía (no son capaces de ponerse en lugar del otros y comprender sus sentimientos), despreocupación por su rendimiento y/o afectos superficiales o deficientes.

Como en todos los problemas psicológicos, no todos los síntomas o manifestaciones se dan en todas las personas, ni les afectan de la misma manera. Motivo por el que primero evaluaremos el problema y seleccionaremos y adaptaremos el tratamiento en función de las necesidades de cada persona y entorno familiar y social.

PIROMANÍA

Las personas que padecen piromanía provocan incendios de forma deliberada e intencionada porque Trastornos disruptivos 5sienten una gran tensión y excitación afectiva antes de hacerlo, sintiendo fascinación, interés, curiosidad o atracción por el fuego y su contexto (llegada de bomberos, movilización de los ciudadanos…). Son personas que experimentan un gran placer, gratificación o alivio tanto al provocar los incendios como, al presenciar e, incluso, participar en sus consecuencias (ellos mismos pueden ofrecer su ayuda y colaboración con los equipos de emergencia).