Trastorno por atracón: por qué no puedo controlar lo que como

By 9 enero, 2015 Blog No Comments

Trastorno por atracón. Foto Consuelo Tomás. 09-01-2015. Tratamientospsicológicos.es           Muchas personas, ocultándolo a sus familiares y allegados, no pueden resistir el impulso que tienen de comer, ingiriendo gran cantidad de comida, en un corto intervalo de tiempo. Las personas que padecen el trastorno por atracón no pueden parar de comer o no pueden controlar qué y cuánto comen, independientemente de que tengan hambre o se sientan saciados. Sin embargo, lejos de reconocer este problema se avergüenzan y, no saben qué hacer para controlar los atracones.

           El motivo por el que produce el trastorno por atracón, puede variar de una persona a otra. Aunque todavía hay que realizar muchos estudios en este campo, entre los factores de riesgo que facilitan que podamos tener este trastorno, son los siguientes:

–  Estado de ánimo deprimido.

– Llevar a cabo pautas de alimentación inadecuadas: saltarse comidas, hacer dietas muy estrictas, evitar determinados alimentos, etc.

– Dificultad para manejar conflictos y emociones, como la tristeza, el aburrimiento, las preocupaciones… En este sentido, la comida se utiliza para aliviar estados en los que la persona se siente ansiosa, irritada, triste, aburrida, etc. Sin embargo, después de haberse pegado el atracón se siente peor, acentuando todavía más, los sentimientos negativos, entrando en un círculo vicioso del que le es difícil escapar.

– Antecedentes familiares y factores genéticos: Tener familiares cercanos (padres o hermanos) que lo padecen o lo han padecido puede incrementar el riesgo de padecer un trastorno por atracón.

– Edad. A menudo, aunque puede aparecer en cualquier etapa de la vida, es frecuente que su inicio sea en la adolescencia.

– Insatisfacción con la imagen corporal. Generalmente, las personas con trastorno de atracón no se gustan a si mismas cuando se ven en el espejo y creen que, si pierden peso, serán más felices y tendrán más éxito.

– Ser impulsivo -pensar sin actuar- puede facilitar perder el control en conductas, como la alimentación.

       Las personas con un trastorno por atracón precisan de un tratamiento psicológico con la finalidad de aprender a controlar el impulso a comer, comer adecuadamente y solucionar las situaciones emocionales relacionadas, directa o indirectamente, con la aparición y el mantenimiento de este problema psicológico (ansiedad, depresión, insatisfacción, etc.).

           La comida se puede utilizar para aliviar estados en los que la persona se siente ansiosa, irritada, triste, aburrida, etc. Sin embargo, después de haberse pegado el atracón se siente peor, acentuando todavía más, los sentimientos negativos, entrando en un círculo del que le es difícil escapar sin un tratamiento psicológico. Tratamiento que le ayudara a controlarse y a trabajar con las situaciones emocionales que subyacen a este problema.

 

Consuelo Tomás Benlloch, Tratamientos Psicológicos. Psicólogos Valencia. Psicólogos en Valencia.

Leave a Reply