Problemas de relacion social

VIVIR EN UN MUNDO SOCIAL

Vivimos en un mundo social en el que las interacciones con los demás en diferentes ámbitos de nuestras vidas son imprescindibles y necesarias para comunicarnos, expresar nuestras necesidades, divertirnos, etc. Sin embargo, pueden surgir dificultades que contribuyen a la aparición y/o mantenimiento de problemas de relación social.

¿QUÉ TIPOS DE DIFICULTADES PODEMOS EN NUESTRAS RELACIONES SOCIALES?

La mayor parte de las dificultades de las personas atendidas en nuestra consulta tienen que ver con las siguientes situaciones (es posible que si tienes algún problema en las relaciones sociales, te identifiques con alguna de ellas):

PROBLEMAS PSICOLÓGICOS CARACTERIZADOS POR EL DETERIORO EN LAS RELACIONES SOCIALES

relacionarse-bien-300x233Podemos tener problemas de relación social si presentamos algún problema psicológico caracterizado por el deterioro en  las relaciones sociales. Por ejemplo si tenemos ansiedad social (o fobia social)  tendemos a evitar situaciones sociales o, si lo hacemos, experimentamos gran malestar y ansiedad. Si sientes un miedo o ansiedad intensos y persistentes (palpitaciones, sudoración, enrojecimiento o rubor, temblores, dificultades para hablar y entablar conversaciones…) cuando te expones o anticipas que te vas a exponer a una posible evaluación por parte de otras personas (reuniones familiares y de amigos, ir a una fiesta, hablar en público…), es posible que tengas una fobia social. La fobia social, puede que se produzca en situaciones muy concretas (una charla en público, un examen oral…) y, en casos más graves que se generalice a cualquier contexto que implica relación con otras personas (hablar solo con hermanos y padres; antes de salir de casa, comprobar el ruido del ascensor para no coincidir con ningún vecino, etc.). En los niños, el miedo o ansiedad social no solamente cuando se relacionan con adultos, sino también con otros niños de su edad.

PRESENTAR OTRO/S PROBLEMA/S PSICOLÓGICOS.

En otras ocasiones, podemos tener algún otro problema psicológico que, aunque su eje central no es el deterioro en las relaciones sociales, sí son uno de sus síntomas. Por ejemplo, si estamos deprimidos y no nos apetece ni tenemos ganas de relacionarnos o, en algunos trastornos de personalidad.

DÉFICIT EN HABILIDADES SOCIALES

Otro factor que dificulta nuestras relaciones sociales ocurre cuando tenemos un déficit en habilidades sociales. Ejecutivos1Este déficit se manifiesta tanto en las  habilidades básicas (no saber escuchar, ni iniciar, mantener o acabar conversaciones, no saber presentarnos, no dar y no saber recibir elogios, no dar las gracias…a habilidades más complejas como, no saber pedir disculpas, no reaccionar adecuadamente ante una crítica, no saber expresar nuestros puntos de vista, no saber decir “no”, etc. Los déficits en habilidades sociales impiden un buen funcionamiento en la comunicación y comprensión recíprocas en las relaciones con los demás  (pareja, trabajo, estudios, amistades, etc.)

AGRESIVIDAD O IRA

La agresividad e ira alteran la comunicación y relaciones con los demás. Si nos mostramos agresivos y sentimos ira somos incapaces de poder escuchar a los demás o  tener en cuenta las opiniones de los demás y siempre queremos tener la razón. La ira es una reacción desadaptativa que se dispara de forma automática ante una situación que nos resulta frustrante (no conseguimos lo que deseamos). En esta reacción están presentes sentimientos como el enfado, la irritación o la rabia, y puede aparecer por varios motivos: es un recurso que hemos utilizado para conseguir nuestros propósitos, hemos aguantado demasiado situaciones frustrantes y se produce una “explosión”, o porque interpretamos “intención de ataque” en los demás y respondemos del mismo modo de forma defensiva. Los componentes de la ira son la hostilidad (creencias, expectativas y actitudes negativas ante los demás), la irritación o enfado (acompañado de su respuesta fisiológica correspondiente: tensión muscular, taquicardia …) y la conducta agresiva (explícita o implícita) hacia el exterior o el interior (agresión a los demás o mí mismo/a).

BAJA AUTOESTIMA

Tenemos baja autoestima supone una traba en nuestras relaciones sociales porque no nos valoramos y nos sentimos inferiores e inseguros delante de los demás. Si tienes baja autoestima, entre otros síntomas, observarás que tienes miedo al rechazo y dejas de hacer cosas o crees que no eres capaz de conseguir tus metas,  descuidas tu apariencia física, te sientes inseguro/a y necesitas la aprobación de los demás cuando vas a tomar una decisión, te comparas con lo demás y te sientes inferior, te autocriticas excesivamente si cometes cualquier error o algo no te sale bien, en ocasiones, te sientes decaído, sientes miedo a equivocarte,  a no gustar a los demás, a ser criticado, tienes un miedo desmesurado ante la  idea de quedarte sin amigos, que tu pareja te deje