Familia: ¿ cuándo es necesaria una terapia familiar ?

By 13 octubre, 2014 Blog No Comments

TERAPAIA FAMILIAR- FOTO CONSUELO TOMÁS- 09-10-2014

          La familia es un elemento fundamental y crucial en nuestras vidas. Desde pequeños, nos proporciona cuidados, cariño, educación… favorenciendo el desarrollo  y maduración para ser capaces de afrontar y solucionar situaciones de todo tipo a lo largo de nuestro proceso evolutivo,.

         Los problemas familiares abarcan tanto, la familia nuclear (padres e hijos) como, los vínculos con los abuelos, tíos, exparejas, hijos de otras relaciones nuestras o de la nueva pareja, familia política, etc.

          Como todo tipo de relaciones, la familia,  nos aporta beneficios, pero también pueden surgir problemas o dificultades porque cada uno de los miembros que componen la familia puede tener caracteres, gustos y puntos de vista distintos y, no siempre, es fácil llegar a acuerdos y respetar las decisiones y/o normas para poder funcionar adecuadamente.

          Por otra parte, problemas económicos, tener un negocio familiar o trabajar la familia en la misma empresa, estar en el paro….puede contribuir a que surjan desavenencias en el seno familiar. De igual forma, los aspectos sentimentales, el cuidado de personas mayores y niños, la adolescencia de los hijos…son, frecuentemente, fuente de discusiones.

          Los conflictos son inevitables en cualquier familia y, no siempre son negativos porque nos ayudan a saber resolver problemas y aprender a adaptarnos. Sin embargo, en ocasiones, estos conflictos no los sabemos resolver y provocan gran malestar y serias dificultades, que hacen necesaria una intervención psicológica centrada en la familia, teniendo en cuenta las necesidades particulares de cada miembro.

       La Terapia Familiar es necesaria en aquellos casos en los que:

       – la relación entre los diferentes miembros del núcleo  familiar,  está    deteriorado  y/o    alterado.

       – y. en los que la familia necesite apoyar y ayudar a alguno de sus miembros con dificultades personales: discapacidad de uno de sus miembros, aparición de una enfermedad física o psicológica, etc.

 Los problemas más comunes de las familias que necesitan terapia familiar son los siguientes:

– Falta de Comunicación

– Incapacidad para dialogar

– Problemas de convivencia (formas distintas de entender la distribución de tareas domésticas, administración económica, compartir espacios comunes y personales…)

– Faltas de respeto y escasa tolerancia entre los diferentes miembros que componen la familia.

– Discrepancia y falta de consenso con las normas y patrones de disciplina y educación.

– Convivencia con algún miembro de la familia con problemas psicológicos y/o físicos (esquizofrenia, trastorno bipolar, adicciones, etc.)

– Agresividad y enfados repetidos de uno o varios miembros de la familia

– Trabajar en la misma empresa o negocio familiar, quedarse en el paro, problemas económicos, etc.

– Aparición de terceras personas, desamor…

– Ambivalencia de sentimientos de uno o varios miembros de la familia :pasar de querer a odiar y, viceversa, a los padres, hermanos, hermanastros, pareja, abuelos.

   – Formación y/ cambio del núcleo familiar: parejas que se unen con sus respectivos hijos, nacimiento de nuevos hermanos o hermanastros o primer hijo, cuidado de personas mayores, etc.

Consuelo Tomás Benlloch

Leave a Reply