Anorexia-Bulimia-Atracones-Obesidad-Ortorexia

By 24 julio, 2014 Blog No Comments

PROBLEMAS ALIMENTARIOS

       Es bastante común, que los medios de comunicación hablen de la anorexia, cuando alguna modelo aparece exageradamente delgada en las pasarelas. Sin embargo, este no es el único trastorno alimentario (o del comer). Bulimia, Atracones y Obesidad son otros problemas que los psicólogos ayudamos a solucionar. En caso contrario, pueden tener consecuencias muy graves para la salud física y emocional de las personas que lo padecen.

        Anorexia, Bulimia, Atracones y Obesidad, Orotexia y Vigorexia, no sólo son fruto de la importancia que la imagen corporal ha adquirido en nuestra Sociedad. Aspectos más profundos (psicológicos y medioambientales) están influyendo el origen y mantenimiento de estos problemas. La comida se utiliza como una forma de aliviar todos los sentimientos negativos (ansiedad, baja autoestima, inseguridad, insatisfacción, dificultades que no sabemos resolver, etc.)

      Por tanto, es necesario, que el tratamiento psicológico aborde de forma integral y comprensiva, todos aquellos factores que directa o indirectamente, están relacionados con los diferentes trastornos alimentarios, adaptándose a las necesidades de cada persona en particular. Si necesitas más información, puedes ponerte en contacto el Centro Psicológico Consuelo Tomás.

        Entre los problemas alimentarios destacan:: anorexia, bulimia, trastorno por atracones, Ortorexia, Vigorexia, y la Obesidad, que describiremos a continuacón:

          ANOREXIA: Es un trastorno alimentario que hace que la persona no quiera mantener el peso corporal necesario, acorde a su edad y talla, por lo reducen drásticamente la ingesta de alimentos, llegando a ayunar (no comer nada), acompañado de un ejercicio físico excesivo. Ello hace que las personas estén extremadamente delgadas. Sin embargo, lejos de ser conscientes de su bajo peso, se ven gordas y pueden recurrir a conductas purgativas (vómitos autoinducidos, uso excesivo de laxantes y/o diuréticos), así como a consumir todo tipo de pastillas, productos adelgazantes o cremas reductoras y anticelulíticas. Se obsesionan tanto con la báscula que calculan todas las calorías que ingieren y tienen la necesidad de pesarse para comprobar que no han engordado ni un gramo y que continúan perdiendo peso.

          Las consecuencias son extremadamente graves porque pueden llevar a la muerte de la persona, debido a los problemas resultantes de la desnutrición. Caída del cabello, debilidad en uñas y pelo, frío, sequedad en la piel, estreñimiento crónico, fatiga, sensación de mareo, anemia, dolores abdominales, alteraciones del ritmo cardiaco y respiratorio, tensión arterial baja, pérdida de potasio, etc. son síntomas que ponen en serio peligro la salud de la persona que padece anorexia.

           BULIMIA NERVIOSA: Se caracteriza por la presencia de un ciclo atracón-purgación: en los atracones se ingieren grandes cantidades de alimentos en un corto espacio de tiempo, junto con la sensación de pérdida de control de lo que come. Todo ello acompañado de conductas compensatorias purgativas para no ganar peso y eliminar la gran cantidad de calorías engullidas (provocarse el vómito, uso excesivo de laxantes, diuréticos, enemas, ayuno, ejercicio excesivo…) pueden ser manifestaciones de

            En general, delante de los demás, se alimentan bien – a diferencia, de la anorexia, en la que los pacientes no quieren comer o comen muy poco-. Sin embargo, el ir al aseo (para cepillarse los dientes, orinar, lavarse las manos…), ir a descansar, etc. son manifestaciones que nos pueden alertar del problema de la bulimia, dado que estas el peso de estas personas es normal, aunque fluctúa con mucha frecuencia.

          El llevar a cabo dietas muy estrictas es uno de los desencadenantes en la aparición de la bulimia. La sensación de hambre que acompaña a las dietas muy rigurosas, hace que la personas no puedan resistir la necesidad de comer, pero lejos de llevar a cabo una alimentación apropiada y saciar el hambre adecuadamente, ingieren grandes cantidades de todo tipo de alimentos (en general, hipercalóricos y con exceso de grasas polisaturadas), dando lugar a lo que denominamos atracones. Después de los atracones o, en otros casos, en de situaciones en lo que se ha realizado una comida copiosa, la persona se provoca el vómito para expulsar las calorías, entrando en un círculo viciosos, dominado por la frustración

          TRASTORNO POR ATRACÓN: Es un problema en el se produce la ingesta desmesurada de comida en un corto período de tiempo, acompañada de la sensación de pérdida de control. Las personas que tienen el trastorno por atracones no pueden parar de comer o no pueden controlar qué y cuánto comen. A diferencia de la bulimia, no va acompañado de conductas purgantes, como provocarse vómitos.

         La comida se puede utilizar para aliviar estados en los que la persona se siente ansiosa, irritada, triste, aburrida, etc. Sin embargo, después de haberse pegado el atracón se siente peor, acentuando todavía más, los sentimientos negativos, entrando en un círculo del que le es difícil escapar sin un tratamiento psicológico. Tratamiento que le ayudara a controlarse y a trabajar con las situaciones emocionales que subyacen a este problema.

          La obesidad, fruto de los atracones, hace que los problemas de salud aumenten tanto, en la parte física (hipertensión, dificultades para moverse…), como en la emocional (insatisfacción con su cuerpo, baja autoestima, dificultades para relacionarse con los demás, etc.).

           OBESIDAD: Los problemas de obesidad y/o sobrepeso, están afectando, cada vez más, a un número mayor de personas de ambos sexos y diferentes edades. Pensemos que cada vez, en sociedades desarrolladas, el porcentaje de niños con obesidad y/o sobrepeso va en aumento.

      La obesidad es un grave problema porque pone en peligro nuestra salud física (hipertensión, problemas de movilidad, problemas cardiacos…), salud psicológica (nos hace sentirnos mal con nosotros mismos, baja nuestra autoestima…) y pone en peligro nuestra relaciones (discusiones con la familia por no llevar a cabo una dieta o perder peso, no poder practicar algunos deportes, inseguridad a la hora de conocer gente, etc.

           En general, la obesidad surge por la ingesta excesiva de alimentos, que no se “queman” (gasto calórico disminuido).

        Las causas, en adultos y niños, son múltiples y se potencian entre ellas. Entre otras, destacan:

         – Causas físicas y/o genéticas: producción elevada de cortisol (Síndrome de Cushing), problemas de tiroides, problemas hormonales, problemas metabólicos, tomar algunos medicamentosetc.

     – Causas psicológicas: utilizar la comida como forma de aliviar estados negativos desagradables (ansiedad, depresión, aburrimiento…), padecer el trastorno por atracón, tener una imagen corporal pobre y baja autoestima, insatisfacción por no tener lo que se desea (pareja, amigos…), castigo hacia uno mismo, si algo nos sale mal…

      – Causas medioambientales: vida sedentaria (falta de actividad física), pasar mucho tiempo delante del televisor y ordenadores, abusar de la comida “basura” (bollería industrial, hamburguesas, precocinados…), llevar a cabo una alimentación inadecuada (por ejemplo, saltarse comidas, dietas muy restrictivas que aumentan la sensación de hambre, picotear entre comidas…), comer viendo la televisión, encontrarse en el paro…

         El tratamiento se centra tanto, en la persona pueda controlar lo que come, como en le trabajo psicoterapéutico de los aspectos o causas que están relacionados con el problema, según las necesidades de cada persona.

          ORTOREXIA: Este problema se caracteriza porque las personas que lo padecen, tienen padecen la necesidad extrema de que su alimentación sea “sana”. Únicamente comen alimentos saludables (ecológicos), siendo incapaces de comer cualquier otras cosa que consideren nociva (alimentos con colorantes o conservantes, grasas, alimentos cultivados con pesticidas o herbicidas, preparados en que su proceso de elaboración no sea , siendo incapaces de comer alimentos con colorantes, preparados en utensilios que contengan determinados materiales, etc.). Ello les lleva a pasar gran cantidad de horas pensando en su dieta u obteniendo información sobre las propiedades, cultivo y elaboración de los alimentos, evitando comer fuera de casa o con los amigos y familiares. En el caso de “saltarse” la dieta exclusivamente sana, se sienten culpables y ansiosos.

        VIGOREXIA: Es la adicción al ejercicio para tener un cuerpo “10”.Este trastorno lo hemos incluido en el apartado de los trastornos alimentarios, porque las personas con vigorexia, con la finalidad de aumentar la masa muscular, se hacen un consumo exagerado de proteínas y carbohidratos, en detrimento de otro tipo de alimentos necesarios, junto con el uso de anabolizantes.

Anorexia-Bulimia-Atracones-Obesidad-Ortorexia

Consuelo Tomás Benlloch.Centro Psicológico Consuelo TomásTratamientospsicologicos.es

Tratamientos psicológicos Valencia

Leave a Reply